Inmigrantes

Agresiones sexuales a inmigrantes: cómo actuar

Inmigrantes

La violencia sexual no entiende de razas ni de culturas: cualquier persona puede ser víctima de una violación. Pero algunos colectivos son especialmente vulnerables ante el acoso y las agresiones sexuales, como es el caso de los inmigrantes. El miedo a la pérdida del trabajo o la residencia, el rechazo del entorno, etc., hace que las víctimas guarden silencio en lugar de denunciar.

Si eres inmigrante y resides en España, debes saber que los extranjeros tienen derecho a la tutela judicial efectiva y a la asistencia jurídica gratuita en las mismas condiciones que los españoles. En otras palabras: puedes, y debes, denunciar cualquier agresión, abuso o acoso sexual, y es la obligación de la autoridad tratarte con total respeto e igualdad.

Estas son algunas de las barreras que pueden hacerte callar y cómo enfrentarte a ellas:

  • Situación irregular en España. Por desgracia, no hay un consenso sobre cómo actuar en estos casos. Dado que es una obligación de todo ciudadano denunciar los delitos de los que tiene conocimiento, está mal visto penalizar a un inmigrante que acude a buscar ayuda a comisaría ante una agresión sexual; sin embargo, en teoría nada impide que al revelarse su situación irregular le puedan penalizar con una multa o incluso la expulsión.

Si estás en situación irregular en nuestro país y eres víctima de una agresión, puedes buscar ayuda en otros lugares. Acude a una asociación de inmigrantes o de víctimas de agresiones sexuales. Allí encontrarás personas dispuestas a darte el apoyo que necesitas y ayudarte a salir de la situación de abuso, así como acceder a tratamiento médico si lo necesitas.

  • Dificultades con el idioma. Existen varias maneras de encontrar un intérprete que pueda ayudarte. Aunque la Policía Nacional ha hecho un recorte en el número de traductores, es posible presentar tu denuncia ante los Juzgados de Instrucción, la Guardia Civil o la policía autonómica o municipal, donde es más fácil encontrar un intérprete. Otra posibilidad es acudir a Embajada de tu país, ya que la mayoría de ellas cuentan con servicios de traducción.
  • Desconocimiento de los recursos. Si eres víctima de una agresión sexual, hay muchos lugares a donde puedes acudir: comisaría, juzgados, asociaciones de inmigrantes o de apoyo a víctimas… En todos ellos encontrarás a personas dispuestas a ayudarte.

Si nos ayudas a difundir esta web, contribuirás a evitar esta barrera. Todos deberíamos conocer cómo actuar ante una agresión sexual, tanto para nosotros mismos como para ayudar a quienes nos rodean.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR